La burocracia del deceso

Cuando fallece alguna persona querida, ya sea amigo o familiar, hay que pasar siempre el mal trago de acudir a una funeraria y tanatorio en Guipúzcoa para que les des el último adiós que merece.

Pero una vez acaba el velatorio en la funeraria y en el tanatorio de Guipúzcoa y terminas también el propio sepelio en el cementerio, la realidad es que no ha acabado todo el proceso. Hay una serie de gestiones que hay que realizar desde el mismo momento casi que la persona fallece.

Lo primero que debes hacer es obtener el certificado de defunción expedido por el médico. De este certificado se encarga el médico que realice la certificación del fallecimiento. Es también en ese momento cuando se decide todo lo relacionado con la donación de órganos.

En las siguientes 24 horas a la certificación de la muerte se procede a realizar la inscripción del dato en el registro civil, a partir de lo cual obtendremos el permiso de enterramiento o incineración.

Estos dos pasos son obligatorios que los realices, ya sea por tus propios medios o a través de la aseguradora que tuviera el fallecido, puesto que sin ellos no se podrá enterrar ni incinerar al difunto.

Para conocer si existe testamento y el nombre del notario, es necesaria la existencia de un certificado de últimas voluntades. Lo mismo pasa con el certificado de seguros, necesario para saber si el fallecido contaba con un seguro de accidentes o de vida y conocer así a sus beneficiarios. Si existe, debes contactar con la aseguradora para que inicie todos los trámites.

Si el fallecido no disponía de testamento, será necesario realizar un acta de declaración de todos los herederos ante notario, para proceder al reparto de la herencia según la ley.

En Funeraria Moyua podemos realizar todos los trámites por ti para que solo te tengas que preocupar por velar al difunto.

cerrar

Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, QDQ hace uso de cookies. Si sigues navegando por el sitio entendemos que aceptas nuestra Política de cookies .